FILOSOFÍA DE VIDA

Naturaleza, auto sustentabilidad y una vida sana para sus hijos fueron los motivos que llevaron a Sara y Gonzalo a buscar un lugar para vivir en el campo, dejando atrás la vida de la ciudad y sus comodidades. Sabían que el camino no sería nada fácil, pero también sabían que era el  camino que debían recorrer en busca de un sueño. 

En el  año 2009 Sara y Gonzalo llegaron al predio y al  mismo instante sintieron que habían encontrado el lugar que buscaban, fue amor a primera vista con el primer campo que vieron,  una extraña sensación que sintieron en su interior fue la señal.

La dificultad surge cuando la inmobiliaria les transmite  que el campo tenía un problema judicial desde hacía más de 10 años, muy difícil de resolver.

Al instante,  Gonzalo llama al juzgado para averiguar la situación y habla con la abogada síndico que  se sorprendió diciéndole que increíblemente salía de la oficina del Juez que le informo que el largo juicio se había terminado. Así logran comprar el campo.

Seguramente tanto ellos como el lugar se estaban esperando… 

Desde el año 2010 vienen creando en el lugar,  primero construyen  Posada Itay, donde comienza la rica historia de recibir huéspedes de todo el mundo, los que se iban siendo amigos, y luego Estación Penitente, una obra realizada con muchas dificultades a la que culminaron por la fuerza obtenida de la Fe. 

Aseguran que aún están lejos de la meta, pero que están contentos por el camino que vienen andando, las dificultades son muchas pero dejan grandes enseñanzas. 

Hoy, ya con el tiempo transcurrido, buscan aportar un granito de arena, difundiendo la construcción ecológica utilizando materiales que causen el menor daño a la naturaleza, el habitar un mundo más sostenible y una relación de mayor union entre Ser Humano y Naturaleza.